Piscinas desmontables: sencillez y economía

Con las piscinas desmontables (también conocidas como piscinas elevadas o sobre suelo) no hay excusa para no poder disfrutar de las ventajas de tener una piscina. Para presupuestos ajustados o limitaciones de espacio, son la opción ideal. Disponibles en diferentes dimensiones y diversidad de materiales, este tipo de instalaciones son capaces de adaptarse a cualquier necesidad.

Cada temporada las piscinas de tipo desmontable ganan en aceptación. A su carácter práctico, se les une que cada año las marcas ofrecen modelos más completos y variados. A día de hoy, disponer de una piscina desmontable no equivale a renunciar al confort asociado a las piscinas de obra, sino todo lo contrario. Algunos modelos poseen grandes dimensiones e incorporan todos los elementos de las piscinas tradicionales (equipo de filtración, skimmer, limpiafondos, etc.), admitiendo varios bañistas y un baño perfectamente cómodo y placentero.
Económicas y funcionales, este tipo de instalaciones también son ideales para aquellas familias que no disponen del presupuesto necesario para acometer la ejecución de una piscina de tipo tradicional, o tampoco del espacio necesario para ubicar una piscina, por pequeña que sea, en el patio, jardín o en la terraza. Además, su facilidad de instalación, el hecho de que no requieran obra y su sencillo mantenimiento, permiten disfrutar de la piscina cómodamente en cualquier momento del verano (y fuera de temporada, ya que incluso permiten la instalación de bombas de calor para ser climatizadas) y casi en cualquier lugar.

Las grandes ventajas de las piscinas desmontables:

- Necesitan un presupuesto más reducido que las piscinas tradicionales, ya sean de obra o prefabricadas.
- Se acoplan con gran facilidad a toda clase de espacios y entornos, sin importar la ubicación ni el terreno disponible.
- Se instalan muy fácilmente.
- Ofrecen solidez y resistencia a la rotura.
- Disponibles en una amplia variedad de modelos, tamaños, formas, acabados y colores.
- Mantenimiento sumamente sencillo.
- Especialmente prácticas para su instalación en patios, terrazas o ubicaciones donde sea imposible construir una piscina tradicional.
- Diversas opciones de revestimiento (aluminio, resina o acero) con materiales resistentes a la corrosión.

Seleccionar la mejor ubicación

Aunque su ubicación resulta del todo simple, antes de emplazarla en el jardín o terraza es conveniente estudiar con detenimiento el lugar exacto de su ubicación, paso especialmente importante para evitar posibles problemas con el uso posterior.
Ante todo, el terreno ha de ser especialmente firme y resistente. En principio la mayoría de piscinas desmontables no deberían colocarse en lugares como balcones, terrenos blandos. En estos casos es importante tener en cuenta el peso de la piscina (dato facilitado por el fabricante), y confirmar si éste puede ser soportado allí donde la queremos ubicar. El terreno adecuado debe estar nivelado y ser uniforme (liso), sin agujeros, hierbas, raíces o piedras que puedan perforar el liner (o bolsa).
Es aconsejable escoger una zona soleada cerca de la toma de corriente eléctrica (donde conectar la depuradora o equipo de filtración), de la toma de agua (para el llenado de la piscina) y del desagüe (para efectuar el vaciado de la piscina), preferiblemente en un lugar por el que no pasen conexiones subterráneas de agua, gas o electricidad, y donde no exista riesgo de inundación en caso de lluvias. Es también recomendable elegir un emplazamiento en una zona protegida del viento y libre de árboles (las hojas y el polen ensucian la piscina). Tampoco se debe instalar bajo tendidos eléctricos.

Tipos de piscinas desmontables

Las piscinas desmontables se ubican en su gran mayoría elevadas sobre el nivel del terreno, aunque también existe la opción de ubicarlas semienterradas. En el mercado podemos encontrar los siguientes tipos:

Piscinas de chapa rígida o chapa de acero. Estas piscinas están compuestas de una pared de acero, perfilería de resina o metálica y liner. Se puede elegir entre una gran variedad de tamaños y formas, destacando por la imagen de seguridad y resistencia que ofrecen. Actualmente, además, existen modelos con revestimientos que imitan la madera o el muro de piedra, acabados especialmente indicados para aquellos que quieren algo diferente al color blanco de toda la vida.

Piscinas autoportantes (o piscinas portátiles). Este tipo de piscinas están fabricadas en PVC con soporte extrusionado, Están formadas por dos capas de PVC con una lámina de nylon intercalada, lo que garantiza una mayor resistencia. A la hora de su montaje se infla la parte superior, que sirve para darles forma, y se llenan de agua.

Piscinas de madera. Las piscinas desmontables fabricadas en madera se caracterizan por su durabilidad y resistencia, típicas de la madera. Para su construcción suelen usarse maderas de gran resistencia, especialmente tratadas para evitar su putrefacción. Su gran punto fuerte es su apariencia exterior, pues la madera les otorga una calidad visual lejos del alcance del plástico o del acero, mucho más fríos. También existen fabricantes que han lanzado piscinas que incorporan materiales compuestos (madera y plástico).

Piscinas hinchables. Las principales marcas fabricantes de este tipo de piscinas nos ofrecen diversidad de modelos fáciles de montar, de sencillo mantenimiento y muy económicas. Resulta útil disponer de una bomba de aire que nos va a permitir inflar la piscina de forma fácil y rápida (sin dejar nuestros pulmones en el intento). Algunas piscinas están enteramente fabricadas de vinilo, mientras que otras versiones más grandes están provistas de un armazón metálico como sustento adicional.

Piscinas tubulares. Fabricadas en tubo de acero y liner de PVC, existen piscinas de muchas formas y medidas disponibles. Los espesores y tipos de liner varían en función de la capacidad. Su montaje y desmontaje es rápido y sencillo. El liner aguanta toda la presión, por lo que a partir de determinado tamaño, se trabaja con PVC con soporte extrusionado.

Piscinas semienterradas. Las piscinas semienterradas son piscinas que se entierran parcialmente, o incluso son totalmente enterradas. En la mayoría de casos, se trata de piscinas de chapa de acero o de madera que han sido adaptadas a un desnivel existente, o bien se les ha incorporado una tarima para facilitar el acceso. Con ello, se consigue una mayor integración de la piscina desmontable en el jardín, de forma que se asemeja, todavía más, a una piscina de obra.

Sencillez de mantenimiento

Con respecto al mantenimiento y como con cualquier piscina, se deberá revisar regularmente que la piscina esté en perfectas condiciones: que el liner esté limpio, que sea correcta la conexión de las mangueras (sin fugas), que la escalera esté bien montada, la tornillería apretada, y que el sistema de filtración funcione de forma correcta. Además, semanalmente se deberá analizar la cantidad de cloro y pH del agua de la piscina y ajustarlos a sus niveles óptimos, con el objetivo de que el agua esté limpia, clara y desinfectada.

Hibernación de una piscina elevada

Los fabricantes de piscinas desmontables recomiendan, en lo posible, desmontar y guardar la piscina al terminar la temporada de baño. Para ello la piscina deberá estar absolutamente limpia y seca. Deberemos limpiar todos los componentes, secarlos y guardarlos en un lugar limpio y protegido de humedades. Otra opción cuando finaliza la temporada de baño es mantener la piscina montada llena de agua y tratada con un producto químico para el invernaje. En este caso, conviene proteger la lámina con una cubierta de invierno y poner algún elemento hinchable grande entre el agua y la cubierta para proteger la piscina contra el frío. Asimismo y para evitar la formación de algas durante éste periodo de tiempo, también es recomendable emplear algún producto químico a tal efecto.

La garantía del fabricante

Es muy recomendable antes de adquirir una piscina desmontable confirmar la garantía ofrecida por el fabricante y su capacidad de respuesta (lugar de fabricación, existencia de servicio técnico, etc.). La diferencia de precio entre piscinas de baja y de gran calidad puede no ser mucha, pero los problemas posteriores pueden resultar sumamente frustrantes y es mejor evitarlos a tiempo. Es recomendable confiar en especialistas, como son por ejemplo Piscinas Gre o Piscinas Intex.