El acero inoxidable es uno de los materiales más utilizados para cubrir las necesidades asociadas a las aplicaciones en piscina: escaleras de piscina, duchas, filtros, pasamanos, cañones y cascadas, rebosaderos, pódiums, etc.

Resistente y duradero, su aspecto no se altera y su mantenimiento es simple. Sin embargo, es importante que este mantenimiento sea cuidadoso y regular, especialmente con las piezas fuera de la piscina que pueden estar sometidas a un medioambiente agresivo: al secarse, las proyecciones de agua de piscina pueden crear en la superficie de estas piezas zonas con fuerte concentración de iones de cloruro, a menudo punto de partida de la corrosión.

Con tal de prevenir esta corrosión y garantizar una perfecta conservación, el fabricante de piscinas AstralPool ha publicado una guía con consejos básicos de mantenimiento del material de piscinas en acero inoxidable:

  • Limpiador abrillantador acero inoxidable piscina AstralPoolRealizar una estricta inspección visual inicial, para poder detectar la posible aparición de indicios de oxidación por agentes externos que inicialmente no se hayan considerado.
  • Estricto cumplimiento de la limpieza manual periódica de los accesorios. Empezar con una frecuencia semanal, hasta ajustar el intervalo de tiempo óptimo, evitando siempre la formación de deposiciones de residuo seco (sales u otro tipo de sólidos).
  • Para dosificaciones manuales o de choque, no hacerlo cerca de las piezas de inoxidable, evitar salpicaduras o concentraciones.
  • Evitar las deposiciones de sustancias sobre las partes metálicas tales como: sales, polvo, suciedad, etc.
  • Evitar contactos con otras partes metálicas o materiales, hierro sobre todo, adherencias de hormigón, etc.
  • Realizar la limpieza de los accesorios con agua de red o, en caso de que se observen deposiciones o manchas de óxido, es recomendable utilizar productos limpiadores de acero inoxidable. Enjuagar con agua dulce y secar completamente con un paño de algodón.
  • Prestar especial atención a las zonas intersticiales y a los efectos de la línea de flotación de los accesorios.
  • Si se añaden sales o se utiliza un sistema de cloración salina, mantener un estricto control de la cantidad de sales disueltas en el agua y de la estabilidad del equipo.
  • Asegurar el control del pH, del desinfectante y la correcta utilización de bactericida.
  • Realizar la recirculación del agua diaria para impedir la formación de deposiciones en los accesorios sumergidos.
  • En instalaciones interiores, asegurar una correcta recirculación diaria de aire, mediante equipos deshumidificadores para controlar la formación de condensación en el ambiente. En instalaciones donde existan pódiums o palancas de salto, se debe prestar una atención especial de limpieza a la parte inferior de los mismos, con objeto de prevenir la condensación acumulada.
  • Planificar como mínimo una parada técnica anual para el mantenimiento preventivo o correctivo de los accesorios y la instalación en general.

Recordar como premisa fundamental de conservación para el acero inoxidable, que mientras más lisa y limpia mantengamos su superficie, más estable será la resistencia a la oxidación.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.