A muchas personas les gustaría tener en su casa una piscina. Pero no siempre las condiciones acompañan. Puede haber factores económicos o estructurales por los que no es posible instalar una piscina en determinadas casas, incluidos muchos chalets. La primera razón pueden ser perfectamente las medidas; pero también las condiciones del suelo o no ajustarse a las normativas de las piscinas privadas. No obstante, existe la alternativa de las piscinas portátiles o hinchables.

En este post nos gustaría hablarte de 3 ventajas que te presentan las piscinas hinchables frente a la construcción de una piscina enterrada de hormigón. Puede que no fuera así como te la imaginabas en un principio, pero te puede proporcionar el bienestar y el placer que estabas buscando con muchas más ventajas que si apuestas por la otra opción. Veamos cuáles son.

1. Las piscinas portátiles son más baratas

La diferencia de precio puede ser abismal. En una piscina enterrada tienen que venir obreros a trabajar, hay que comprar materiales, preparar el lugar, cavar en tierra o el jardín y crear un proyecto de construcción en un exterior. El precio puede oscilar entre los 6000 y los 10000 euros, depende mucho de las condiciones, las medidas que quieras, si acudes a una empresa o a un autónomo, etc.

Las piscinas hinchables y portátiles suelen ser mucho más económicas y costarte tan sólo unos cientos de euros, también en función del tamaño. Además, requieren menos costes de mantenimiento que una piscina de hormigón.

2. La instalación es más rápida

Y la puedes llevar a cabo tú mismo siguiendo un manual de instrucciones, sin tener que esperar varias semanas a que te terminen la piscina. Basta acudir a una tienda de piscinas, comprarla, encontrar el lugar más adecuado dentro del recinto de nuestra casa (ateniéndonos a unos parámetros) y ya podrás empezar a disfrutar de tu piscina en tu propia casa desde los primeros días.

3. Puedes cambiar su ubicación y vaciarlas

Si por lo que sea, quieres utilizar el jardín durante el otoño o invierno, y no quieres tener la piscina a punto, con las piscinas hinchables no tendrás problema. Las vacías de agua, las guardas y puedes recuperar el espacio que le estabas dedicando para colocar otra cosa. Además, tienen una buena durabilidad y si te cansas de ellas o quieres una de más o menos tamaño puedes optar por otra. La piscina enterrada te tendrá que durar muchos más años y no será tan fácil efectuar cambios sin gastar mucho dinero.

Y tú, ¿qué prefieres? ¿las piscinas enterradas, o las hinchables portátiles? Te invito a que nos dejes un comentario al pie de este artículo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.