Las piscinas desmontables son las más versátiles y cómodas para los usuarios, gracias a su facilidad de instalación y precios económicos. Una de las ventajas que presentan es que no tenemos por qué tenerla abierta durante todo el tiempo, y si decidimos irnos de vacaciones este verano y no la vamos a utilizar durante algunos meses, siempre podemos plegarlas y guardarlas para que se puedan conservar mejor mientras no las estamos usando.

Pero, ¿cómo se pueden guardar o desmontar las piscinas desmontables? ¿Qué consejos hay que seguir a la hora de desarmarlas? Si bien, cada piscina tiene sus propias características según el fabricante y el material con el que se han construido, estos consejos te permitirán guardar tu piscina si te vas de viaje y no quieres dejarla puesta.

Consejos para guardar las piscinas desmontables adecuadamente

El mejor momento para recoger la piscina lo decides tú, aunque se recomienda hacerlo a finales del verano. No es una tarea que haya que hacer demasiado a menudo, ya que supone un trabajo considerable y un gasto de agua importante. Veamos algunos consejos que puedes seguir.

  1. Recoge el agua de la piscina. Pero antes limpia el agua de la piscina y espera a que desaparezca el cloro. Cuando hayan pasado un par de días, podrás reutilizar ese agua para otros fines, como regar las plantas o lavar el coche.
  1. Limpia la piscina. Cuando la piscina ya no tenga agua, utiliza algún tipo de detergente ácido desincrustante para eliminar todas las impurezas que hayan quedado. Después de aplicar el detergente, aclararemos con agua y dejaremos la piscina secar al sol.
  1. Limpia las paredes y repara tu piscina. Si se ha producido algún pinchazo en tu piscina inflable, éste es el mejor momento para tratar de repararla, colocándole algún parche, tanto si es de madera como de plástico. También debes aprovechar para limpiarla por el exterior, con algún tratamiento de resina o masilla.
  1. Desmonta las piezas y guárdalas. Ve desmontando una por una las piezas y guardándolas por separado en un lugar limpio y fresco que tengas preparado al efecto. Asegúrate de que estén bien secas cuando las guardes.
  1. Arregla la superficie donde se ha ubicado. Si has colocado la piscina sobre el césped, es lógico que éste no haya crecido durante ese tiempo o esté dañado y haya numerosas calvas. Para evitar esto, lo aconsejable es colocar césped artificial en la superficie donde se colocará la piscina, o alguna superficie de madera.

Siguiendo estos consejos, podrás tener tu piscina guardada cuando no la vayas a utilizar. ¿Tienes alguna pregunta sobre cómo guardar las piezas de tu piscina? Déjanos un comentario.

2 Respuestas

  1. natalia

    Hola quisiera saber si es recomendable una vez limpia y seca ponerle algún producto como puede ser talco.

    Responder
    • Piscina Ideal

      Hola Natalia,

      Efectivamente es conveniente aplicar talco a la lona antes de guardarla para una mejor conservación y evitar humedades. Antes de aplicarlo asegúrate de secar completamente la piscina.

      Saludos cordiales

      Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.