Todas las piscinas tienen un sistema de filtración para mantener el agua limpia, libre de algas y bacterias. Los dos componentes más importantes de la depuradora son el filtro y la bomba.

¿Cómo funciona el sistema de filtración?

  • La bomba, mediante un motor eléctrico hace girar una turbina, aspirando el agua de la piscina por el skimmer y sumidero.
  • El agua es impulsada a la cámara de vacío, que es la carcasa de la bomba.
  • El agua pasa a un tanque o depósito que contiene un material especial filtrante (arena de sílex o vidrio ecofiltrante), el cual efectúa el tratamiento físico (filtración) del agua.
  • La mayoría de las impurezas contenidas en el agua son retenidas en lo que denominamos lecho filtrante.
  • El difusor, ubicado en el interior de este tanque (filtro), ayuda a eliminar las burbujas de aire.
  • Devolvemos el agua limpia a la piscina, completando un ciclo. Un ciclo es el paso de toda la cantidad de agua de la piscina a través del filtro. La duración de este proceso (ciclo) dependerá de varios factores:
    • Tamaño de la piscina (cantidad de agua a filtrar).
    • Potencia de la bomba (cantidad de m3 que es capaz de aspirar cada hora).
    • Capacidad del filtro utilizado.

El filtro

El filtro es el mecanismo principal de limpieza y purificación del agua, y desempeña una tarea crucial para mantener el agua cristalina y apta para el baño. Los filtros de arena son los más habituales y, al mismo tiempo, son también los que requieren un menor mantenimiento. El agua se limpia pasando a través de un depósito de arena. A medida que el agua es filtrada, las partículas de suciedad se quedan atrapadas en el lecho filtrante antes de que el agua sea devuelta a la piscina.

Este sistema permite una operación llamada contra-lavado del filtro. Mediante la manipulación de llaves conseguimos invertir el sentido de circulación del agua en el filtro y, con ello, expulsar al desagüe las materias retenidas en el filtro. Esta operación suele ser muy fácil de realizar. Para saber cuándo es necesaria esta operación de contralavado, en el filtro está instalado un manómetro de presión que nos indica cuándo se debe realizar.

La bomba

La bomba es el otro elemento esencial para el sistema de filtración de la piscina. La mayoría de las bombas son autocebantes, lo que significa que al ponerlas en marcha, ellas mismas se llenarán de agua sin la ayuda del usuario. Las bombas pueden ser de potencias diferentes, en función del tamaño de la piscina y la cantidad de litros de agua que deben pasar a través del sistema de filtración. Esto determinará la potencia eléctrica de la bomba a elegir.

La bomba de la piscina tiene un motor que gira a una velocidad alta. En el otro extremo hay una turbina (impulsor) que está activada por el motor de la bomba. La carcasa, también conocida como la cámara de vacío, se llena de agua, creando un vacío y permitiendo circular el agua de la piscina.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.